NÚMEROS

Pequeñas pero importantes: el impacto de las economías regionales en el empleo

lunes, 28 de septiembre de 2020 · 12:21

En momentos en que el país se prepara para marcar la mayor caída en la actividad de su historia, y que ello genere un impacto superior al registrado hasta ahora en el nivel de desempleo (la última cifra publicada por Indec fue de 10,4% para el primer trimestre del año, con un alza de 1,5% respecto del mismo período de 2019), en la informalidad y precariedad laboral (el empleo registrado cayó 2,5% desde el inicio de la pandemia en la Argentina, según declaraciones del ministro de Trabajo, Claudio Moroni) y, en consecuencia, en la vulnerabilidad social, el hecho de que las economías regionales sean “grandes generadoras de mano de obra”, no pasa desapercibido.

“El 70% de las economías regionales son grandes dadoras de empleo. Hay algunas que son mano de obra intensiva como es el caso de la vitivinicultura o el tabaco”, explicó Eduardo Rodríguez, presidente de la Comisión de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Si bien los empleos son en su mayoría temporarios, porque tienen que ver con la propia dinámica de la actividad, en el caso del tabaco, por ejemplo, está cuantificado que para producir una hectárea al año se necesitan entre 110 y 120 jornaleros”, agregó.

En similar sentido se manifestó David Miazzo, economista Jefe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo Argentino (FADA), quien si bien refirió que en términos de Producto Bruto Interno (PBI) la participación de las economías regionales es menor, “porque son producciones menores en cuanto a toneladas producidas y exportadas”, en materia de empleo recuperan importancia.

“Muchas de ellas son mano de obra intensiva, generan puestos o temporales o anuales en el caso de los cultivos anuales, y requieren mucho trabajo a la hora de la recolección y el empaquetado, con lo cual terminan reportando mucho importancia, sobre todo para las provincias en las que esas producciones son las principales dentro de su economía”, agregó.

Además, Miazzo indicó que sobre el empleo total que generan las cadenas agroindustriales y agroalimentarias, “un tercio aproximadamente lo explican las economías regionales”.

En efecto, un informe de FADA con datos de fines de 2018, demostró que casi 450 mil personas (del 1,4 millón empleadas dentro del eslabón primario de la cadena agroalimentaria) se ocupan en las distintas actividades que –según el análisis- quedan englobadas en el término economías regionales.

Al mismo tiempo, de las poco más de 836 mil que se ocupaban a finde de 2018 en el eslabón industrial de la cadena agroalimentaria, unas 165 mil integraban las economías regionales.

De este modo, las personas ocupadas en las economías regionales dos años atrás representaban 27% del total de las empleadas en la cadena agroindustrial.

 

 

Incidencia

Al disertar a fines del año pasado en el encuentro Olivícola San Juan de CREA (Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola), José Chediack, presidente del Grupo Phronesis, compañía agroindustrial de capitales nacionales que desde hace más de 30 años se especializa en la producción, industrialización y comercialización de alimentos en el mercado local e internacional, aseguró: "Las economías regionales son estratégicas en la generación de empleo, valor y crecimiento sustentable de Argentina".

En esa oportunidad, el empresario aseguró que en la producción primaria, mientras la región Centro emplea 7,7 jornales por cada millón de dólares producidos, el NOA emplea 33,2 jornales, el NEA 15,7, la región Cuyo 31,9 y la Patagonia 30,2 empleos.

Según refirió, en el caso de la cadena agroindustrial, esa relación es de 8,2 empleos por cada millón de dólares producidos en la región centro, proporción que crece a 27,7 empleos para el NOA; a 17 en el NEA; a 21,5 en Cuyo y a 19,6 empleos por cada millón de dólares producidos en la Patagonia. “Las economías regionales en la industria primaria pueden emplear hasta cuatro veces más trabajadores de lo que lo hacen las economías centrales, mientras que en la cadena agroindustrial la proporción puede ser de tres veces mayor”, aseguró Chediack.

Y finalizó: "Las economías del centro con sus sectores sojero, maicero, triguero y lácteo exporta por US$40.000 millones pero no insume más del 10% de la mano de obra total argentina. Los US$4.000 millones que exportan las economías regionales están insumiendo 6% de la mano de obra".

Por todo ello, considerar a las economías regionales solo en función de lo que pueden aportar en términos de PBI es reducir su importancia y desconocer el costado social que puede observarse al analizar la diversidad de la producción nacional.

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias