Salud, Consumo y Medicamentos

La vida que llevamos habla de los medicamentos que compramos

Resolver las ansiedades y los problemas en la farmacia, un síntoma de las grandes urbes. La levotiroxina lidera el ranking de venta de medicamentos en las farmacias del país. La médica Betiana Olearo analiza la “medicalización de la vida cotidiana”. Por Laura Giubergia

1071
1071
Laura Giubergia Laura Giubergia 01-02-2022

Ilustración Pito Campos

Vivir y cómo vivir. La calidad de vida de una población se mide también en la farmacia.. La levotiroxina lidera el ranking de venta de medicamentos en Argentina: sus dos presentaciones (la del laboratorio de Montpellier y la de Glaxo) figuran en el ranking difundido por la Confederación Farmacéutica Argentina (Cofa) de los 10 medicamentos más vendidos en 2020. La situación se replica en Córdoba, donde ocupan el primer y el sexto lugar en el listado de lo más comprado en 2021. 

Analgésicos, antinflamatorios, remedios para controlar la hipertensión y algún antibiótico se alternan en el listado de las drogas más requeridas en las farmacias, entre algunos psicofármacos para controlar la ansiedad y facilitar el sueño. 

Entre los 20 medicamentos más vendidos desde enero a noviembre del año pasado en Córdoba, el Tafirol de 1 gramo fue el de mayor incremento en relación con igual periodo del año anterior: 52,3%, según datos proporcionados por el Colegio de Farmacéuticos a Redacción Mayo. 

La otra medicación que más incrementó su expendio fue el Qura Plus, que se vendió un 46,9% más durante 2021 que en el año previo. 

¿De qué nos hablan estas medicaciones? “Haciendo un análisis más global, me parece importante hablar de la medicalización de la vida cotidiana, un fenómeno relacionado con personas que van resolviendo sus síntomas o sus problemas de salud con fármacos, pero sin tener un abordaje integral o un diagnóstico acabado”, analiza Betiana Olearo, médica de familia que trabaja en el centro de salud N°57 de barrio IPV Argüello, en la ciudad de Córdoba. 

La premura por resolver cuestiones de manera rápida, más el fácil acceso a la medicación -muchas veces inclusive sin requerir prescripción médica-, cooperan con este fenómeno de la “medicalización de la vida cotidiana”. “Vemos casos de personas que toman determinada medicación porque un familiar o un conocido se lo dio para tal o cual situación”, apunta Olearo. 

“Hemos sido formados académicamente en un sistema de saberes que tiene que ver con detectar problemas y resolverlos de una manera rápida y práctica, porque tenemos tiempos, entonces a veces es más fácil ese abordaje biomédico que un abordaje integral de la salud”, evalúa. 

Y propone trabajar con los pacientes desde un paradigma centrado en la persona: “Quienes venimos del campo de la medicina familiar tratamos de convenir cuál es el mejor tratamiento e intentamos que la medicalización no sea la única solución, ni para siempre”. 

Acerca del consumo de medicamentos como los antihipertensivos, Olearo sostiene que es preciso tener en cuenta otros factores que inciden en el estado de salud como la alimentación, los hábitos, las situaciones que generan ansiedad o angustia para evitar un abordaje centrado en la medicación. 

Pandemia de por medio

El contexto de la pandemia por el coronavirus tuvo (y tiene) implicancias directas en la relación de la comunidad con la medicina y con la medicación, tanto por la reducción de controles por enfermedades crónicas -especialmente en los primeros meses de aislamiento-, como por efecto de los picos de contagios y la sobrecarga en los servicios de salud. 

“Pareciera que la pandemia reforzó el tema de la medicación; y hoy por hoy, la información está al alcance de todos y todas, por lo que hay gente que googlea y luego compra lo que le dice Google”, reflexiona la médica, con la salvedad de que no siempre esa información surge del campo del saber científico. 

“La medicina centrada en las comunidades o en las personas nos habla de llegar a acuerdo para hacer mejores acompañamientos y dar mejores respuestas a los problemas de salud en los lugares donde nos encontramos trabajando”, añade. 

Y va más allá: “La medicalización de la vida es un producto cultural, de intereses muy variados  -pacientes, usuarios, políticos, industria farmacéutica y equipos de salud, incluso-, y creo que como integrante de la red de profesionales de la salud deberíamos estar replanteándonos y haciéndonos preguntas para tratar de regresar a lo intuitivo, a los saberes ancestrales, porque aunque está bueno bajar la fiebre con paracetamol o ibuprofeno, también es importante no perder de vista que la fiebre es un mecanismo de defensa del cuerpo ante bacterias o virus”. 

Capítulo aparte: los psicofármacos

En el séptimo y noveno lugar del ránking de lo más vendido en Córdoba en 2021, y en el octavo lugar de listado de la Cofa de 2020, aparecen medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso. 

“El consumo de psicofármacos debería ser planteado como un problema de salud pública, es primordial un abordaje interdisciplinario en materia de salud mental”, apuntó Olearo. Y cuestionó que en tiempos en los que se debaten los efectos de una vacuna, “son insuficientes aún las discusiones sobre las reacciones adversas de otras drogas”. 

El impacto del aislamiento, la incertidumbre y la ansiedad llevaron a que se incrementara durante la primera etapa de la pandemia por el Covid-19 el consumo de sustancias psicoactivas. 

Un estudio realizado por investigadores de la Unidad de Estudios Epidemiológicos en Salud Mental de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) entre abril y mayo de 2020 reveló que el 73,2% de los 1.007 encuestados admitió haber consumido alguna sustancia psicoactiva en el transcurso del aislamiento, y un 41% dijo haber incrementado la frecuencia de consumo. Al mismo tiempo, un 33% reconoció haber consumido una mayor cantidad. 

El relevamiento se basó en casos procedentes de las 23 provincias argentinas y de Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba). En el listado de esos consumos, los psicofármacos aparecieron en el cuarto lugar por detrás del alcohol, la nicotina y la marihuana. 

Uno por uno, los más vendidos en Córdoba (enero a noviembre 2021) - Colegio de Farmacéuticos

Levotiroxina Montpellier 

Ibuprofeno 600 

Aspirina 

Enalapril

Tafirol 1g

Levotiroxina Glaxo

Clonazepam

Bisoprolol

Alprazolam

Losartan

Uno por uno, los más vendidos en Argentina (enero a noviembre de 2020) - Confederación Farmacéutica Argentina (Cofa)

Levotiroxina Montpellier

Ibuprofeno 600

Enalapril

Aspirina

Paracetamol 500

Paracetamol + diclofenac

Levotiroxina Glaxo

Clonazepam

Paracetamol 1g

Ibuprofeno 400

Suscribite al newsletter

Redacción Mayo

* no spam