TARIFAS EN LA MIRA

Para IDESA, los subsidios a la energía representan más de la mitad del déficit fiscal

El Instituto destacó que el año finalizará con un déficit fiscal primario de 4,3% del PBI, en tanto que las transferencias para cubrir el costo de la energía serán del orden del 2,4% del producto. Y advirtió por la “cola” política del descongelamiento. Por Cecilia Pozzobon
martes, 14 de diciembre de 2021 · 00:00

Ilustración Chelo Candia

 

Un informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA) magnificó la decisión oficial de congelar las tarifas a la energía y aseguró que hoy por hoy los subsidios en esa materia representan poco más de la mitad del déficit fiscal argentino.

Pasadas las elecciones legislativas en las que el Frente de Todos salió desfavorecido, el Instituto analizó cuál es el mayor problema que debe enfrentar la gestión nacional para “surfear” la crisis económica y desacelerar el debilitamiento político.

En ese sentido, aseguró que para “retomar la iniciativa”, el Gobierno de Alberto Fernández  debe reducir el déficit fiscal disminuyendo los subsidios que cubren el retraso de las tarifas. 

Esta “urgencia” la ubica incluso por encima de las restricciones en el mercado cambiario y la brecha con el dólar paralelo, e incluso la relaciona con el gran problema inflacionario.

“¿Una devaluación es la manera de resolver los problemas?”, se cuestiona IDESA. “La dinámica de indicadores claves de la economía permite evaluar de manera más objetiva la situación”, considera.

Para ello, detalla que, según datos oficiales, entre diciembre 2019 y noviembre 2021, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) creció 91%, el dólar oficial creció 67% y las tarifas de luz y gas que pagan los consumidores residenciales crecieron 11%.  

“Estos datos muestran que hay atraso en la cotización del dólar oficial, pero donde la distorsión es mucho más profunda es con las tarifas de la energía. Se trata de un tema central ya que buena parte del déficit fiscal se explica por el crecimiento de los subsidios”, asegura. 

Así, mientras en 2019 los subsidios a la energía representaban el 1,1% del Producto Bruto Interno (PBI), este año se estima que finalizarán en el orden del 2,4% del PBI. 

“Tomando la proyección del Ministerio de Economía que espera terminar el año con un déficit fiscal primario de 4,3% del PBI, los subsidios a la energía representan más de la mitad del déficit fiscal”, destacó. 

 

La cola política

“Devaluar el dólar oficial manteniendo las tarifas congeladas aumentará los subsidios. Como los subsidios se financian con emisión, que la gente rechaza, aumentarán las presiones sobre la inflación. Por lo tanto, el valor del dólar se seguirá atrasando a pesar de la devaluación. Así, la devaluación, en lugar de corregir el atraso del dólar, acelerará la inflación restableciendo el atraso”, consideró IDESA. 

En función de ello, aseguró que “la prioridad del gobierno no pasa por el dólar sino por dar una señal clara de que se va a ocupar en serio en disminuir el déficit fiscal”. 

El Instituto cree que la credibilidad del gobierno depende del inicio de un proceso de disminución de los subsidios a la energía, aunque con el sostenimiento de una tarifa social para las familias de menores ingresos. “Esto, además de permitir moderar la emisión monetaria, aumentará las probabilidades de entablar en buenos términos y con chances de éxito un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI)”, indicó. 

Según analiza, el congelamiento de las tarifas, “lejos de fortalecer al gobierno por su tinte popular, agravará su debilidad política”. 

“Es antipático reducir los subsidios a las familias de ingresos medios y altos. Pero resultará políticamente mucho más costoso someter a toda la población a la traumática experiencia de sufrir una espiralización de la inflación cuando ya está por encima del 50% anual. La única forma que el gobierno recupere legitimidad es controlando la inflación, que no se logra con controles de precios y congelamientos de tarifas, sino reduciendo el déficit fiscal”, concluyó.

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios