Costos logísticos

¿Cuál es el peso del transporte en el precio de los alimentos?

En Argentina, la incidencia de la logística varía según la distancia recorrida aunque no es determinante. Según el Foro de Análisis Económico del Autotransporte de Cargas, la movilización representa el 7,4% del valor en góndola de la leche, mientras que las manzanas es de 3,7%. Por Cecilia Pozzobon
miércoles, 9 de junio de 2021 · 07:00

Ilustración Juan Pablo Dellacha

 

La disparidad de valores de un mismo producto es una de las cuestiones cotidianas con las que se encuentran los consumidores argentinos, que ya son expertos en el ejercicio diario de “buscar ofertas” y “comparar precios”. 

Así, según el Reporte Mensual de Precios que elabora la Fundación Colsecor en base al relevamiento de los precios registrados durante el pasado mes de mayo en 37 localidades de siete provincias del país, mientras en El Dorado -provincia de Misiones- se puede adquirir por ejemplo un litro de leche por 118,50 pesos, en Villa Huidobro -provincia de Córdoba- se encuentra por 105 pesos y en Dina Huapi -provincia de Río Negro- se consigue por 78,27 pesos. Situación por demás extraña si se tiene en cuenta que la base de la cuenca lechera más grande del país se encuentra asentada en las provincias de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires.

Lo mismo sucede si se tienen en cuenta productos no industrializados tales como las frutas y verduras. En este caso, mientras que en Pampayasta Sud -provincia de Córdoba-, se encuentra el kilo de manzanas a 300 pesos, en Fuentes -provincia de Santa Fe- se consigue por 180 pesos; en Darregueira -provincia de Buenos Aires- por 150 pesos; y en Las Varillas -también provincia de Córdoba- por 115 pesos. Y así, en diferentes localidades y productos de consumo masivo, un sinfín de cifras que exhiben la disparidad de valores y la falta de referencia.

¿Qué hace que un mismo artículo tenga precios tan diferentes entre distintas ciudades? La formación del precio final de un producto está determinado por numerosos ítems y también instancias por las que pasa hasta que finalmente llega a manos de quien lo consumirá. Entre esas instancias está la logística o transporte. 

En el caso puntual de la leche, el traslado requiere de tres tipos de unidades diferentes: un camión tanque que la lleve del tambo a la industria, otro refrigerado que lleve el sachet de la planta al centro distribuidor y finalmente otro repartidor que recorre los negocios. 

En el caso de la fruta, las unidades requeridas también podrían ser dos o tres, dependiendo del volumen de carga: uno que salga desde los campos hasta los centros de acopio, otro de mayor volumen que llega hasta los mercados centrales y -en caso de cargas voluminosas- otro que los lleve hasta los supermercados.

Pero ¿cuánta es la incidencia del costo del transporte en el precio final del producto? De acuerdo con el Foro de Análisis Económico del Autotransporte de Cargas de la Cámara Empresaria del Autotransporte de Cargas de Córdoba (CEDAC), la incidencia es de 3,7% en el caso de productos primarios como las manzanas. Ese porcentaje puede variar hasta 4,2% en el caso de otras frutas como los limones, por ejemplo. Y es de 7,4% en productos alimenticios como la leche fluida y de 3,5% en el caso de las gaseosas.

Es decir, del precio final que paga el consumidor por un litro de leche fluida que, en promedio en el mes de mayo fue de  101 pesos según el Reporte de la Fundación Colsecor, 7,4 pesos se explicaron por las distintas instancias de transporte por las que atraviesa el producto. 

En el caso del kilo de manzanas, de los 174 pesos promedio en los que se ubicó en mayo, 6,43 pesos fueron generados por los costos logísticos.

“La incidencia del transporte en el precio final de productos masivos como los alimentos no es tan significativa sino que ronda entre 3 y 5% en distancias relativamente grandes, propias de un país tan grande como Argentina”, explicó a Redacción Mayo el economista Gastón Utrera, presidente de la consultora Economic Trends, especializada en la generación y difusión de información y análisis económicos, y responsable del Foro de Análisis Económico del Autotransporte de Cargas.

“Si se estuviera viendo diferencias de precios entre Córdoba y alguna provincia del Norte o de la Patagonia tal vez esos costos de transporte crecen mucho. Sin embargo, en el caso de que se duplicaran, estaríamos hablando de una incidencia de 3 a 5% del precio final. Si bien son diferencias importantes, los costos del transporte no justifican por sí solos una diferencia de 50% en el precio final de un mismo producto entre una provincia y otra”, agregó. 

Basados en las estadísticas del Sistema Estadístico de Costos del Autotransporte de Cargas, el Foro realiza distintos supuestos de simulación que explicitan la incidencia de la logística en el precio final del producto.

Así, para el caso de las manzanas, se considera que se recolectan en la zona de Cipolletti, provincia de Río Negro, con camiones con chasis de 10 toneladas de carga en trayectos de 50 kilómetros, se transportan a la ciudad de Córdoba, por ejemplo, recorriendo 1.333 km en camiones con semirremolque de 28 toneladas de capacidad pero con una carga neta de 26 toneladas y se distribuyen a supermercados de la ciudad de Córdoba en camiones con chasis de 10 toneladas de carga y trayectos de 20 km.

En el caso de la leche fluida, el supuesto de simulación indica que se recolecta en la zona de General Rodríguez, provincia de Buenos Aires, y se lleva a las industrias en trayectos de 400 km diarios, con camiones con tanques de 30.000 litros. Luego se transporta en sachets a la ciudad de Córdoba, por ejemplo, recorriendo 676 km en camiones de carga refrigerada con semirremolque con capacidad de 26.000 litros (con 25.218 litros de carga neta de leche en sachets) y se distribuye en esa ciudad en camiones con chasis con capacidad de 8.000 litros (7.759 litros de carga neta de leche en sachets) en trayectos de 20 km.

“Claramente hay diferencias de costos por logística entre distintas localidades y provincias del país debido a las grandes extensiones que tiene Argentina, pero no son las determinantes de las brechas sobre el precio final. Seguramente hay otros factores de la estructura de costos que tienen más incidencia”, añadió Utrera.

Vale aclarar que la incidencia analizada es teniendo en cuenta los costos totales, es decir, considerando los costos de reposición de camiones, los costo de oportunidad del capital invertido y la rentabilidad empresarial. En tanto, las incidencias bajan del 3,7% al 3,1% para el caso de las manzanas; del 4,2% al 3,6% para los limones; y del 7,4% al 5,8% al tratarse de leche, cuando se consideran sólo los costos operativos del autotransporte de cargas, es decir, excluyendo costos de reposición, de oportunidad de la inversión y rentabilidad empresaria.

 

Los costos del transporte de cargas

Teniendo en cuenta que el 80% de la carga de mercadería que se transporta por el país se realiza a través de camiones, y ese porcentaje se eleva al 100% cuando las entregas de los productos se tienen que hacer en las bocas de expendio, como por ejemplo, los supermercados, cada incremento que se observa en el mundo de la logística es un granito de arena que se suma a los precios finales que paga el consumidor, en especial de alimentos y bebidas, y al incremento del costo de vida ya que todas las variaciones se trasladan a precios.

Así, según el Departamento de Estudios Económicos y Costos de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), el Índice de Costos de Transporte que analiza el comportamiento de los principales rubros del sector acumula un incremento de 21,8% en los primeros cuatro meses del año, que se explica por los aumentos de 4,7% de enero; de 6,3% de febrero, de 3,9% de marzo, y de 5,4% de abril pasado; llevando el alza a casi un 53% si se tienen en cuenta los últimos doce meses.

Ese incremento está "en línea con la mayor aceleración inflacionaria general y también con perspectivas de una progresiva recuperación económica" para el año en curso, indicaron desde la entidad, al tiempo que explicaron que en abril último influyó por sobre el resto de las variables el aumento del 6,6% que tuvo el gasoil, “insumo básico que acumula más de 30% de incremento en el año”.

 

Por su parte, el rubro Lubricantes, al igual que en marzo, mostró en abril otro importante aumento de 16%, y alcanza casi el 30% en el primer cuatrimestre de 2021.

En segundo lugar, se destacan los aumentos en el área de personal, que surgen del cuarto tramo del acuerdo paritario rubricado en agosto del año pasado, con su impacto directo en el rubro Conducción, que creció un 5,7%, y en los rubros componentes relacionados: Reparaciones (2,48%) y Gastos Generales (12,14%).

También se registraron alzas en los costos de los equipos e insumos vinculados: Neumáticos (4,9%), Seguros (2,93%) y Material Rodante (1,25%). También, el Costo Financiero aumentó un 5,37%, siempre haciendo referencia a abril último.

En la misma línea, la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) a través de su Centro Tecnológico de Transporte, Tránsito y Seguridad Vial (C3T), confirmó que la evolución del Índice de Costos Logísticos Nacionales elaborado para la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos (CEDOL) mostró un incremento interanual de 50,9% en los últimos doce meses, considerando como punto de partida el mes de abril pasado.

“Al observar estos indicadores vemos que los aumentos se corresponden principalmente con incrementos en los valores del combustible y, en segundo lugar, con los de la paritaria “, explicaron desde CEDOL. “Además, se aprecia que, en general, todos los valores de los componentes que integran el índice de costos logísticos -tipo de cambio, neumáticos, lubricantes y otros-, también se incrementaron”, agregaron.

Finalmente, resumieron: “se presenta un preocupante avance en los valores de estos componentes de costos que pronostican un año con subas significativas para la actividad del transporte y la logística”.

Galería de fotos

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios