Recomendadas

Deudas con las mujeres y las disidencias: tres series que abordan la violencia sobre nuestros cuerpos

miércoles, 30 de diciembre de 2020 · 13:39

En el informe de diciembre de Redacción Mayo se trabajó un balance de este año en pandemia, un año en el que la vida se modificó profundamente y en el cual se acentuaron las desigualdades sociales. Un año en el que además se profundizó el debate sobre la autonomía y la libertad de decidir sobre los cuerpos gestantes a partir del tratamiento de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en el Congreso de la Nación.

La reconstrucción de los lazos sociales en el distanciamiento de la corporalidad, el aislamiento y la generación de nuevas redes de contención, la centralidad de la vida dentro de casa, sin dudas invitó a revisar las deudas con las mujeres y disidencias. Incluso cuando intentamos destinar tiempo a mirar series, mientras nos sumergíamos en la dinámica del home office y nos encontramos inmersas en las injusticias del reparto desigual de las tareas del hogar. 

En este escenario de realidades extremas, sin posibilidad de juntarnos o de salir como antes, mirar series y películas se convirtió quizás en una de las pocas alternativas para disfrutar del tiempo libre. La posibilidad de conectar con las realidades de la ficción, se convirtió en nuestra única manera de viajar, de irnos, de conectar con nuestras subjetividades, de hacernos preguntas y de compartir experiencias mediadas por la pantalla.

Durante 2020 miramos series al unísono, maratoneamos como nunca antes, conocimos nuevos subgéneros, recuperamos clásicos y volvimos a ver programas de culto. 

Una de las series que quizás nos habló directo al corazón, fue “This is us” (Fox Premium), una producción que aborda los lazos afectivos de una supuesta familia típica americana que se sale del molde. Este drama creado por Dan Fogelman va por su quinta temporada, y nos ofreció un espacio para repensar los roles asignados según los estereotipos de género, atravesados por el racismo, las desigualdades socioeconómicas, los prejuicios en relación a las identidades de género y las contradicciones subjetivas que encierran las decisiones de vida.

Rebecca (Mandy Moore), una mujer que duda de ser madre y que finalmente decide serlo,  está atravesada por miles de contradicciones y luego por las tremendas dificultades de ser madre de trillizos. “Si la vida te da limones, hace limonada” es la frase que asume Jack (Milo Ventimiglia), el flamante padre de los bebés (que en la serie se presentan como “The big three”) que cambiarán sus vidas para siempre y que enfrentarán a sus personajes femeninos a los desafíos que muchas de nosotras quizás hemos transitado alguna vez.    

Habrá que esperar al 13 de enero para poder ver los 14 capítulos restantes de la temporada 5 de esta serie que fue dirigida por Timothy Basfield en su temporada 1 y luego por Ken Olin en las temporadas siguientes. 


En tanto, en pandemia, la violencia contra las mujeres se profundizó. En nuestro informe del mes de junio pudimos abordar de qué manera el hogar no fue precisamente un lugar seguro para miles de mujeres. En relación a este tema, probablemente The undoing” (HBO) sea la serie que nos permite revisitar una de las violencias más extremas a las que estamos expuestas las mujeres: los femicidios. 

La historia empieza con un relato empalagoso, propio del amor romántico al que Hollywood nos tiene acostumbradas. La elección de un Hugh Grant maduro, que interpreta a un padre de familia pasivo-agresivo en pareja con Grace, el personaje que interpreta la talentosísima Nicole Kidman, probablemente sea un gran acierto del director de la miniserie, David Kelley. Grant es el típico actor de películas románticas, como la clásica “Un lugar llamado Notting Hill”. Quizás esa tensión entre aquel chico inocentemente enamorado de una actriz (el papel que interpretó Julia Roberts) y este Jonathan Fraser de “The undoing” genera un efecto especialmente inquietante y le da a la serie de seis capítulos un plus al relato de las violencias de género. La serie detalla además el accionar (o la inacción) de las fuerzas de seguridad y de la justicia frente a los femicidios.    

Para cerrar las recomendaciones de series que se pueden mirar en la plataforma Sensa, recuperamos “Butterfly” (Europa Europa) una serie que versa sobre la diversidad sexual y la libertad de decidir sobre nuestros cuerpos. En tres capítulos, esta producción se sumerge en la  transición de Max, un niño que se identifica progresivamente como niña, desafiando los prejuicios que no le permiten ser quien verdaderamente es.  

La posibilidad de ser quienes deseamos ser, se ve limitada por los mandatos sociales y religiosos, por eso decidir una identidad siempre supone un proceso de liberación, de romper reglas, de trascender fronteras que limitan la subjetividad. En Argentina, el promedio de vida de las personas trans es de 35 años debido a las múltiples violencias a las que se ven sometidas desde la infancia. Ese círculo de violencia comienza en el seno familiar, a partir de la no aceptación de la identidad de género. En esta miniserie el rol de la familia, en la que mamá y papá atraviesan una separación, está en el centro de la escena. “Es mi cuerpo. Quiero cambiar”, expresa Max, en adelante, Maxine. La respuesta a ese deseo se muestra con crudeza. 

 

   

Galería de fotos

Valorar noticia

0%
Satisfacción
100%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios