Mi aula es la web

Cuáles son los saberes más buscados en las plataformas y dónde hallar motivación

En la era de internet, las propuestas de enseñanza - aprendizaje virtuales tienen un mercado potencialmente global. Por Luciano Lahiteau

rmayo-culturas-educaciononline-02
rmayo-culturas-educaciononline-02 RMayo
Luciano Lahiteau Luciano Lahiteau 23-08-2022

Ilustración Juan Pablo Dellacha

 

Agilidad de lectura, análisis financiero, fotografía, redes de aprendizaje profundo, mentalidad de crecimiento. Manejo de herramientas de Adobe, negociación, programación en código, tejido o completar un trámite de rendición de impuestos. Las asignaturas más populares en las plataformas de aprendizaje virtual varían por región, época y servicio, pero sin duda está orientadas a fines prácticos. Resolver cuestiones que antes se delegaban en profesionales, adquirir nuevas aptitudes para más y mejores empleos o simplemente perfeccionar un pasatiempo aparecen como las razones posibles detrás de los cursos más demandados en el mercado latino del e-learning.

El flujo de oferta y demanda de cursos es dinámico. Los que no logren una buena currícula sencillamente quedan en desuso y se diseñan nuevos al calor del avance de las inquietudes de los estudiantes. “De manera global, contamos con cerca de 2 mil cursos disponibles, impartidos por mil 200 profesionales reconocidos del sector y tenemos una comunidad de más de 7 millones de usuarios registrados con unas 17 millones de visitas mensuales”, dice César Suárez Campos, Country Manager de Doméstika para México y Latinoamérica. “Cada semana, se publican 30 nuevos cursos, lo que representa aproximadamente 120 al mes”.

 

Qué buscan

Actualmente, los cursos más solicitados en la plataforma española son el dibujo arquitectónico, el dibujo de retratos, creación de contenidos para Instagram e introducción al Adobe Photoshop. Todos ellos varían entre los 500 y los 700 dólares. En Class Central, en cambio, los más populares en agosto de 2022 fueron fundamentos de ciberseguridad, estructuras de bases de datos, estrategias de venta y disciplina de liderazgo. En Coursera, en tanto, los más populares son los impartidos por Google: análisis de datos, manejo de proyectos, marketing digital. Mientras que entre los gratuitos, brindados por universidades como la de Alberta, Yale o Stanford, se destacan introducción a la psicología, mercados financieros, pueblos indígenas de Canadá y “ciencia del bienestar”. 

Pero una fuente más fidedigna puede ser SkillMapper, un buscador de cursos de aprendizaje virtual, que bucea entre más de 200 mil ofertas educativas en la web. Quienes buscan mediante esta plataforma, se concentran en clases de guitarra acústica, Adobe XD, desarrollo de aplicaciones, animación, algoritmos, análisis de datos e inteligencia artificial. 

En Argentina, donde se cuentan con una plataforma pública de aprendizaje virtual en la órbita de la Secretaría de Innovación Pública, los cursos más requeridos según datos oficiales son programación web, desarrollo de aplicaciones móviles, alfabetización digital, solución de problemas informáticos y conceptos fundamentales de ciberseguridad, junto con algoritmos en programación, estrategias de marketing digital, principios básicos del diseño gráfico y perspectiva de género y violencia. 

 

Qué necesitan

Si bien el perfil de los interesados en el aprendizaje virtual difiere de temática en temática y de curso en curso, está claro que se trata mayormente de personas que buscan intensificar o sacar mejor provecho de su relación con las tecnologías y, muy especialmente, sumar habilidades útiles en el desarrollo laboral. 

La aparente soledad en que se desarrollan estos estudios tiene una contracara poco conocida, lo que se ha dado en llamar study web: múltiples comunidades de estudio, dispersas y en buena medida anónimas, que comparten la felicidad y la pena de estudiar. A través de YouTube, TikTok, Reddit, Discord, y Twitter, miles de estudiantes de todo el mundo se acompañan en la travesía de iniciar y concluir un curso en la soledad de sus casas.En Discord, por ejemplo, la comunidad StudyTogether tiene más de 120 mil miembros. En YouTube son miles los que siguen transmisiones en vivo de gente estudiando como método para motivarse y erradicar la procrastinación. Uno de ellos es Jimmy Kang, un coreano residente en Canadá, cuyo canal (repleto de cámaras testigo filmándolo mientras estudia durante horas) tiene 439.000 suscriptores. Otros, como el canal Lofi Girl, está dedicado a playlists musicales para acompañar el estudio. Desde 2017 acumuló más de 8 millones de suscriptores, que aprovechan cada sesión para intercambiar sentimientos y emociones sobre el estudio en los comentarios. 

Merve, una estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad de Glasgow, también tiene su propio canal. Entre todos sus videos, tiene más de 14 millones de vistas de personas que la miraron estudiar, aunque ella nunca les reveló su rostro: la cámara enfoca su monitor, su escritorio y una ventana desde donde se ven los pintorescos techos de tejas de la ciudad escocesa. “Muchos estudiantes están luchando para encontrar motivación para estudiar solos”, le dijo al newsletter Every. “Creo que las personas que miran mis videos están llenando este vacío reuniéndose virtualmente con compañeros de todo el mundo. Se juntan en un horario específico para estudiar juntos o abren un video pregrabado para aumentar su motivación y concentración. Además, muchos de ellos se animan mutuamente a estudiar más, a no perder la motivación a pesar de que no se han conocido y, muy probablemente, nunca se encontrarán en la vida real”.


 

Suscribite al newsletter

Redacción Mayo

* no spam