MINISERIE

“Interiores”, recuerdos de una pandemia que dejó huella

Con microficciones de 10 minutos, en clave de drama, comedia, terror y suspenso, la serie colombiana retrata con lucidez una crisis sanitaria que alteró lo cotidiano y cambió para siempre la vida de todos. Ahora disponible por Red TAL. Por Cris Aizpeolea

whatsapp image 2022-12-20 at 19.03.09
whatsapp image 2022-12-20 at 19.03.09 imagen

Como una raya que marca un antes y un después, una bisagra que abre el paso a nuevas épocas, la pandemia de Covid-19 pasó de ser esa noticia exótica que difundían la televisión y las redes sociales a una realidad palpable que, en pocas semanas, alteró la cotidianidad de todos y sometió a la humanidad al mayor experimento social de la vida moderna.

Un virus altamente contagioso y letal, transmisible a través del aire y de la respiración, convirtió el mundo que todos conocíamos en una amenaza y estableció el confinamiento como estrategia preliminar. Así fue como los vínculos, los cuerpos y los modos habituales de trabajar, de estudiar, de ocio, de relacionarnos con los demás, quedaron clausurados y cada uno escribió su propio capítulo de ciencia ficción. 

De los numerosos ensayos, guiones, obras de teatro, novelas, documentales, películas, que inspiró esta situación inédita, la serie colombiana Interiores se distingue por el formato breve, por la factura cinematográfica de alta calidad y la diversidad temática, pero especialmente se destaca por haber captado en aquel momento (la serie se grabó en 2020) aspectos de la vida cotidiana que cambiaban para siempre. 

Es que si bien dos años después, vacuna mediante, hemos vuelto a reunirnos, a abrazarnos, a trabajar fuera de casa, a compartir el transporte y otros espacios públicos, no menos real es que la pandemia profundizó las diferencias y aceleró procesos sociales, económicos y tecnológicos que se venían insinuando, y que la serie retrata con lucidez. 

Es una producción de Canal Capital de Bogotá juntamente con Dramax. Se estrenó en marzo de 2021 y ahora está disponible para todo Latinoamérica a través de la Red TAL

Un lugar, un mundo

La serie Interiores se inspiró en situaciones reales para construir 20 microficciones de menos de 10 minutos que giran en torno a los nuevos conflictos, relaciones y formas de vida que disparó el confinamiento. 

Los guiones funcionan como un reloj para que los personajes se estrenen en el teletrabajo y la educación virtual, afronten la convivencia obligada con la soledad o con personas que no esperaban, o ensayen nuevas formas de sustento económico. 

Algunos apelan al drama liso y llano, pero los hay en clave costumbrista, de comedia, de suspenso y hasta de distopía futurista, y son probablemente los que mejor resistieron el paso del tiempo. 

En 2020, Interiores significó la vuelta a la actividad de guionistas, directores, actores y realizadores colombianos en medio de la pandemia. Verónica Triana, directora de contenidos de Dramax, destacó la calidad de los guiones y la diversidad de géneros que lograron amalgamar en la serie. “La idea era explorar los diferentes universos de la pandemia. Es una serie muy especial, muy emotiva y muy diferente a todo lo que hemos hecho porque tenía este gran tema colectivo. Absolutamente todos los seres humanos tuvimos que vivir lo mismo en un determinado momento”, señaló.

“Lo que implica estar entre cuatro paredes me permitió explorar una dramaturgia del encierro”, aportó el guionista Erik Leyton, uno de los ocho escritores convocados.

“Fue un dinámico flujo de trabajo. Todos los días recibíamos material a través de las redes”, destacó Bernardo Garcés, editor conceptual de la serie, que tiene un impecable diseño de arte, a cargo de Eleonora Barajas, encargada de crear 20 universos creativos distintos, uno para cada episodio, y todos funcionan bien. 

Nuevos hábitos

La serie abre con En casa ajena, tal vez uno de los capítulos más redondos, donde Nancy, la empleada para tareas domésticas, lleva la limpieza, la comida y todos los encargos del piso panorámico donde trabaja sin ver nunca a sus patrones que, encerrados cada uno en sus cuartos, le mandan las instrucciones por WhatsApp, mensajes llenos de impaciencia y de signos de exclamación. En ese estrés, con su viejo teléfono, ella a su vez trata de gestionar a la distancia su y la crianza de su propia hijita.

El abuso laboral, el teletrabajo 24/7, la casa convertida en oficina, aparecen con rasgos de parodia en un capítulo como Doble Vida, pero la caricatura de esa reunión por Zoom resulta premonitoria de lo que vino después en muchos hogares, no sólo colombianos, cuando se instaló la llamada “nueva normalidad”.

Justina SanchezLa Primera citaEl abrazo, toman la realidad de los adultos mayores, atribulados por la enfermedad, la incertidumbre y la soledad. En las grandes ciudades, fueron quienes más sufrieron las consecuencias del encierro y de la falta de habilidades para poder comunicarse. 

Sola, sin nadie alrededor, en La Cabaña, Josefina cuenta con una vieja computadora para comunicarse con el mundo y se pregunta cómo era la vida antes de la pandemia. Es el año 2035 y no sabe lo que es un beso o un abrazo real. “El virus llegó cuando yo tenía 5 años. Me enseñaron a temerle a mi cuerpo, a no desear, a que la soledad era más segura”, dice.

Otra de las historias se llama La piedra y rememora la protesta del 9 de septiembre de 2020, cuando cientos de personas ganaron las calles de Bogotá para manifestarse contra la muerte por violencia policial del ciudadano Javier Ordóñez, marcha que concluyó con 13 civiles fallecidos. 

El único episodio en blanco y negro es Azul y retrata el aislamiento social desde los ojos de un hermoso gato que, de pronto, se ve obligado a vivir con su dueña las 24 horas y pierde sus valiosos momentos de soledad en el sillón. Extraña su libertad, su ocio bendito. “Ningún ser humano ha sido maltratado para esta película”, dice, genial, el epílogo.

Respiración sigue la evolución de un paciente con Covid, aunque en realidad el episodio es un elogio, una oda, un reconocimiento poético al acto más vital de la vida, ese que puso en jaque la pandemia. Respiramos para vivir. Por respirar nos infectamos y, también así, nos curamos. El guión apunta datos fisiológicos, médicos, clínicos, y traza un recorrido por las emociones, porque la ansiedad, el amor, el miedo, la desolación, la alegría, cada una imprime su ritmo y sus efectos en el acto de respirar. El capítulo, que se puede ver aquí, funciona como un perfecto cierre de Interiores, con escenas de todos los cortos que componen la producción.

PARA VER

Interiores

Microficciones. Son 20 capítulos unitarios de menos de 10 minutos. Una producción de Canal Capital de Bogotá conjuntamente con Dramax. Con Angélica Blandón, Gustavo Angarita Jr., Consuelo Luzardo, Jorge Herrera, Sandra Guzmán, y elenco. Disponible para todo Latinoamérica a través de Red TAL. También, en el canal de YouTube de Capital de Bogotá.

whatsapp image 2022-12-20 at 19.03.09
 

Sobre  Red TAL

La Red Televisión América Latina agrupa a canales públicos y culturales de América Latina y promueve la cultura de la cooperación, la soberanía audiovisual a partir del fortalecimiento de los sistemas públicos de televisión. En sus apuestas está la integración en la diversidad, la innovación estética y el compromiso con la realidad. Los contenidos de TAL están presentes en SENSA, la plataforma audiovisual de COLSECOR. La secretaría institucional de TAL está a cargo de Alberto Calvo, director editorial de Redacción Mayo.

Suscribite al newsletter

Redacción Mayo

* no spam