COVID, GRIETA Y ELECCIONES

La gestión de la crisis sanitaria se mete en las urnas

Lejos de haber podido sortear la lógica binaria, la pandemia quedó atrapada en la grieta y será un tema clave en la pelea electoral. La campaña de vacunación se mete en la agenda política. El rol del sistema de medios en la construcción de percepciones.
lunes, 7 de junio de 2021 · 07:00

Ilustración: Chelo Candía

Basta prender la tele, escuchar la radio o abrir cualquier portal informativo para constatar que dos de cada tres noticias aluden al Covid-19. Suena lógico cursando la segunda ola de una pandemia que de un día para el otro alteró los hábitos, la economía y los planes de todos y que en Argentina lleva contabilizadas más de 80 mil muertes. El dato nuevo, en todo caso, es que si antes la información trataba de explicar el comportamiento del virus, debatía las medidas para cercarlo o analizaba el descalabro económico que va dejando a su paso, ahora los títulos ganan cada vez más terreno en el ámbito de la política, cuando no judicial, en forma de denuncias, especulaciones y acusaciones cruzadas sobre las restricciones, la vacunación y el manejo de la crisis sanitaria en general. 

La dicotomía salud-economía llevada a límites extremos, las vacunas reservadas para los políticos y sus parientes, la Corte Suprema dirimiendo sobre las clases presenciales, las denuncias de corrupción en torno a las negociaciones con Pfizer y su respectiva contraofensiva, las noticias falsas, las declaraciones temerarias, fueron acaparando el debate público para volverlo cada vez más caótico,  fragmentado y desesperanzador.

Lejos quedó la postal de armonía política del Presidente Alberto Fernández, el gobernador bonaerense Axel Kicillof y el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, los tres dirigentes de mayor representatividad territorial del país, enfrentando juntos el virus. Avanzada en sus dramáticas consecuencias, sin haber podido sortear la lógica binaria, la pandemia quedó atrapada en la grieta y la gestión de la crisis sanitaria (o la percepción que la gente tenga de ella) será uno de los ejes en disputa en la próxima pelea electoral. Todo eso, con una curva de contagios que no cede y los servicios sanitarios al borde de la saturación.

Su opinión, por favor

 “El manejo de la pandemia va a ser clave aunque no excluyente, porque la dimensión económica sigue siendo muy importante. En el último sondeo que hicimos, la preocupación por la economía está por encima de la preocupación sanitaria. En una consulta binaria nos dio 52% a 42%. Hablo en términos de opinión porque lo electoral todavía no es un tema que la gente tenga en la cabeza”, aclara Luis Dall’Aglio, director de la consultora Delfos, 22 años auscultando el pulso de la opinión pública, en este caso, la cordobesa, 1.800 respuestas telefónicas.

 “Pero sí hemos observado en estudios nacionales, y también propios, que las personas que ya están vacunadas, que coinciden con las personas mayores en esta primera etapa de la inmunización, tienen una conciencia mayor de la pandemia y están más predispuestas a valorar el tema de salud. Junto con el control de la inflación, la vacuna es el único elemento que puede ir estructurando una posición política importante para entrar en la instancia electoral”, agrega el consultor, al tiempo que destaca que mientras la vacunación en Buenos Aires está beneficiando en términos de opinión al Gobierno Nacional, en las provincias la están capitalizando los gobernadores. 

El dato cobra relevancia mirando el Monitor Público de Vacunación (herramienta de consulta pública post Vacunatorio VIP), que ilustra que durante mayo treparon de 8 millones a 16 millones las dosis antiCovid. Para este mes se espera el ingreso de 6 millones de vacunas chinas Sinopharm, además de más cargamentos de Sputnik, AstraZéneca y posiblemente CanSino. La ministra de Salud, Carla Vizzotti, dijo que esperan con eso poder terminar de vacunar a todo el personal de riesgo y comenzar a partir de julio con los otros grupos. A este ritmo, el 12 de septiembre, las PASO se celebrarían con la mitad del padrón inmunizado.  

“La vacuna es un elemento estructurante de optimismo y posicionamiento para mejorar la idea que uno tiene respecto de los gobiernos. Genera esperanza, pero termina fagocitada por todo el ruido que tiene la realidad  con el tema económico, la pandemia y con lo que están haciendo los medios, que están colaborando demasiado poco con la tranquilidad en un proceso que es extraordinario y de extrema gravedad”, estima el consultor Luis Dall´Aglio. 

“Lo digo también como periodista –agrega-. Si la política ayuda poco, los medios no hacen el esfuerzo de entender que la cosa sanitaria está grave y se prenden de cualquier discusión politizante. Eso genera automáticamente falta de credibilidad y de esperanza, es construcción de percepción. La gente se está vacunando, pero hay un juego sistemático de una parte del sistema de medios que trata de instalar el fracaso argentino en todos los frentes”.

Efectos adversos

Tan cierto como que el Vacunatorio VIP minó la imagen del Gobierno nacional es que contribuyó a elevar la predisposición de la gente a inmunizarse, tal vez por instalar en el imaginario colectivo la idea de que alguna buena razón habría para que los políticos usaran sus influencias para saltarse la fila. Días después de que estallara el escándalo que provocó la salida del ministro de Salud Ginés González García, los estudios de opinión de consultoras como Poliarquía recogían en sus sondeos una clara baja de las posturas anti-vacunas, algo que a principios de enero (cuando sólo se habían vacunado 39.500 agentes de salud en todo el país) llegó a ser una posibilidad que analizaban 4 de cada 10 adultos. 

Hoy la vacunación casi no tiene voces en contra y adquirió la condición de demanda sanitaria. En la última encuesta nacional de Zuban Córdoba y Asociados -1.200 personas mayores de 16 años-, ante la pregunta sobre si se vacunaría contra el Covid, un abrumador 79% afirmó que sí contra sólo el 12% respondió que no (9%, NSNC).

El ritmo de vacunación en Argentina parece aceptable en el contexto mundial, pero todavía es muy temprano para saber si los votantes verán en su carnet Covid el resultado de una gestión sanitaria o un derecho básico para afrontar la angustiosa segunda ola. Por ahora la preocupación ciudadana anda por otro lado. Ante la pregunta sobre cuál es el problema más grave de su vida cotidiana, los encuestados de Zuban anotaron el desempleo (29%), la inflación (18%) y la corrupción (14%) bastante antes que la pandemia (6%). 

Lo que sí parece garantizado es que con las calles vedadas a concentraciones masivas para prevenir contagios, habrá una campaña más mediática que de costumbre y la batalla discursiva se disputará con munición gruesa. La pelea Patricia Bullrich-GGG (Ginés Gonzalez García) calentó la tele y saltó a los tribunales. Ya hay más de 80 mil muertos pero Mauricio Macri sale de gira por los medios y dice que la peor pandemia es la concentración del poder. El ministro Santiago Cafiero va al Congreso y tilda la oposición de visitadores médicos. Las noticias no aflojan. Todos envalentonados. Con la grieta a full se larga la campaña. Habrá que tener anticuerpos altos para tolerarla.

 

Notas

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios